lunes, 15 de agosto de 2016

cambio de habitación para no evocar ausencias, ¿están vacías las sillas en el comedor viejo? ¿o tiene lugar una comida de espectros?
mi tía, una suicida frustada, poco recuerdo de ella, más que dejo de frustrarse,  mi padre, haciendo de capataz que era el que más hablaba intentaba meterme en la conversación, un ejercicio de control, a base de negativas le respondía que yo estaba incomoda también, al tubito de sonido le di su uso cuándo enfermaste, sigo sin saber hablar, sin poder expresarme, ese repelente gato (como se puede detestar tanto a un animal que no es humano!) en el que fue mi regazo favorito, solo dejaba que le sobaran esas manos, manos de obra, curtidas, agrietadas, arrugadas, que ninguna loción las suavizaría, suaves si yo pudiera agarrarlas, siempre me gustaron las manos de mi abuelo, (las agarraría hasta reventarlas, hasta que las falanges echaran raíces agarrotando la mesa ilustrando el mantel), cogían la comida del plato y psipsipsipsipsi , atento siempre de si estabas cómodo, si querías más, llenandome la copa de Sanson guiñandome un ojo se le cerraba el otro, me gustaba sonreírle la complicidad, las excentricidades de mi abuelo, pensaba que maravilla de locura empero embarazada de depresiones y sus comentarios siempre salían de alguna parte muerta, de los silencios de blanca, de semifusas de la cajita de música del alma buscando fuera su negra, su garrapatea, el pentagrama ardiendo bajo los efectos de la espera, mientras la abuela fruncía el ceño y negaba por lo alto aprovechando su decadencia auditiva, era un puente y los puentes que nada unen se caen.

lo sé, les duelo, no me aguantan la mirada, eres una mezcla ondina de los tres junto a los cientos de tus yos, bailo con la sopa, pierdo los rostros, me asusta mi inaudita facilidad de olvido, al borde de claudicar por no aguarla, ahora los valoras, quieres pedir perdón pero a qué
 y ese repelente gato diciéndote "ya sabes que hacer"

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Satán es mi mejor amigo, jódeme como quieras.