lunes, 28 de noviembre de 2016


no mientas
que el mundo es un pañuelo
lleno de mocos
sin sangre
no mientas
que no hay consuelo
en el bosque donde el pájaro carpintero
deja su pico en el cemento
cuando soy sabida por el tiempo
los segundos devoran años
minutos de eternidad
y creeras que soy yo la concedida, concedido
cuando te des cuenta de que no has dormido soñando en sueños
en el duelo
de los latidos que se independizaron de su dueño y el
mundo entero
si fuera oceáno me secaría y causaría sed al mundo entero aunque nunca pudiese verlo
el duende me cuenta
no tengas miedo
cuando termine de autolesionar tu cerebro continuare con el de ellos
dejate blandir por la locura
y llora por los ojos de ellos

1 comentario :

  1. No hay consuelo.

    La poesía no nos salva.

    Pero uno muere elegante así.

    ResponderEliminar

Satán es mi mejor amigo, jódeme como quieras.